viernes, 15 de junio de 2007

simulacro (apunte)

la idea de la belleza concentra
un significado de pérdida. no
de silencio, sino de pérdida de
significación de la voz (no por

eso lamento, o desgarradura, más
bien cierta desarticulación retórica).
la idea de helena contrastada con la he-
lena corpórea habla de un hipérbaton.

y de su nacimento entonces,
del camino proyectado desde un
principio, que antecede a lo
físico que lo propició, la cópula,
sin negarla. la necesidad erótica
de zeus supone la violencia y duplica
la ferocidad de su necesidad. una
idea de eco permanece. otra de
una soledad latente (fábula).

zeus violando a la necesidad refuerza
ese sentido. la imagen no puede
separarse del acto.
no basta entonces con salir
volando. el silencio invade,
y petrifica por el peso de la acción.
anticipa su segunda consecuencia.
el desplazamiento. el nacimiento
de la belleza casi anticipa cualquier
concepción de espejo. y es falso,
también, porque siempre será
anterior cualquier nacimiento. y siempre
habrá más nacimentos. si la fuga
está en la concepción, como
dice quignard, en la escena faltante.
el cuerpo de helena es doble
y su doble es doble: abismo.
cuerpo del deseo y la necesidad
de zeus, de la violencia y la ferocidad
de zeus, de la renuencia
de la necesidad, de su sed seca forzada
a la sed.
de dos cuerpos encontrados
imaginariamente tras una larga persecución.
un sueño de escritura.
la escena parece completa, pero no es
perfecta. no sólo es doble, se comprende en
múltiples niveles. angustiosa y fascinante la
historia, la concepción del concepto.
tan misteriosa.