domingo, 28 de enero de 2007

1 comentario:

Jenny dijo...

Evocación... porque reconociendo a Lartigue, al niño detrás de la cámara, lo abismal se dejaba retratar.